1. Joan Mas Domènech (Gerona). 730 kilómetros recorridos. 1ª parada!

Mi paso por La Cámara Con Alas, ha sido una experiencia muy grata.

Me llegó la Fujifilm Instax Wide 300 nuevecita y por estrenar, es bastante grande debido al tamaño de las fotos que alberga en su interior, pero bastante manejable. La primera sensación es de sencillez en su construcción, pero que vas a esperar de una cámara de ciento y pocos euros?

Me la llevé al campo en tres sesiones muy distintas, distintos días y en distintas condiciones de luz, valga la redundancia. Una con mucho interior y las otras dos en exteriores, todos los resultados fueron bastante aceptables, algunos muy buenos. Me surgió un problema, yo nunca trabajo con flash en ninguna de las condiciones, y esta cámara no te permite desconectarlo al cien por cien, así que cuando salta el flash, para mi gusto se desvirtúa el resultado totalmente.

Aunque tienes la opción de desconectarlo, si el fotómetro considera que falta luz, te salta, por lo menos yo no he sido capaz de anularlo o desconectarlo completamente.

Las fotos con buena luz son excelentes, a mi personalmente me han encantado los resultados, teniendo en cuenta que se trata de fotos instantáneas claro, solo espero que pronto aparezca la película en blanco y negro, luego ya será un puntazo.

Hay que tener muy en cuenta las distancias en que se encuentran los sujetos y ajustarlos en el dial que hay encima de la óptica, si no lo haces, los resultados pueden ser un poco decepcionantes. Tienes dos posiciones de focal, hasta 5 metros y de 5 a infinito, para retratos o paisajes es conveniente tenerlo presente, ya que se tiene que seleccionar manualmente.

Me encanto la velocidad de revelado, en un par de minutos ya tienes la foto al cien por cien y el precio de los cartuchos no está mal, sale a 1€ la foto. Teniendo en cuenta que te olvidas del coste de revelado y que en dos minutos las tienes listas, pues no está nada mal para mi gusto. Está claro que si eres de estos que se pasa el día “tirando” fotos literalmente, pues esta cámara no es para ti.

Hace falta un poco de entrenamiento y estropear alguna foto para cogerle el “tranquillo”. Como yo ya me imaginaba que necesitaría un breve periodo de adaptación, compré dos paquetes de veinte instantáneas, contando que las primeras serían puramente para poner a prueba las limitaciones de la cámara.

Para mi, la mayor “pega” es el botón te conectar y desconectar la cámara, es muy sensible al tacto y constantemente se acciona involuntariamente, cosa que provoca que sobresalga la óptica descontroladamente. Si esto te ocurre con la cámara en el bolso o mochila, y esta no tiene espacio suficiente para desplegarse, se descarrila del motor y la óptica queda bloqueada a medio camino. Yo conseguí re-colocarla con un poco de tacto y empeño, pero no hace gracia que ocurra esto, la verdad.

Después de esta experiencia, he decidido compararme una y utilizarla en mis sesiones, creo que se le puede sacar mejor rendimiento con más tiempo de trabajo.

Agradezco a La Cámara con Alas, el hecho de dejarme participar en este fantástico proyecto, que acerca la fotografía química a las generaciones que no la han conocido, y ofrece un re-encuentro a las que sí.

Más adelante colgaré un seguimiento más extenso en mi bloc (www.joanmasfotografia.cat), en cuanto me llegue mi ejemplar, y empiece a trabajar con el.

 

Joan Mas Domènech
www.joanmasfotografia.cat
info@joanmasfotografia.cat

 

Haz clíck para ver el álbum:

Prueba boton 150x150

Leave a Reply