14. Ana María Martín (Madrid). 13.558 Kilómetros recorridos.

Hace unos meses (¿ya?, ¡no puede ser!),

recibí en casa una preciosa Lubitel 166B gracias al proyecto de La Cámara con Alas. Ya te conté que se trata de una cámara analógica. De las que hay que cargar con película y esperar a que el laboratorio te entregue las copias para ver qué ha salido.

Por unas cosas o por otras, las fotografías quedaron en el cajón, llegó el verano y, desde el proyecto, me han dicho estos días:“¿por qué no compartes las imágenes de aquella experiencia?”.

Y tienen razón.

Cuando trabajaba en Segovia, me daba la vida darme un paseo por los alrededores del campus. Bajaba a la Alameda del Parral, siguiendo el cauce del río Eresma hasta llegar al arroyo Clamores muy a menudo. La cámara ha sido una buena compañera, aunque a veces no me hacía falta. Dice mi amiga Fuen, que sabe lo suyo de esto, que hay un tipo de meditación que realizas mientras paseas. Qué razón tiene.

El caso es que cuando me llegó la Lubitel 166B, enseguida pensé en recorrer con ella el río Eresma. Un sol que ya empezaba a calentar, varios patos, muchos brotes en los árboles y plantas y hasta un pequeño petirrojo que fotografié pensando: “no te muevas, no te muevas”. Ya ves arriba que sé quedó.

lubitel 166B - rio Eresma

Desde el punto de vista fotográfico fue un paseo un tanto accidentado. Al contarle el proyecto a mi amigo Roberto, tan curioso de la fotografía como yo, me ofreció algunos rollos de película que tenía en el cajón y nunca utilizaba. Ya tenía uno en color así que acepté y escogí blanco y negro. Probablemente el tiempo de almacenaje, la temperatura o una mala manipulación han sido las responsables del aspecto de las copias que ves arriba. Grano bastante grande, poco contraste y las marcas de la película. Así y todo, me parecen bonitas.

 

La película en color no te creas que se me dio muy bien tampoco. Estuve disparando tan tranquila a 200 ISO. La luz entraba a raudales, me venía muy bien para cerrar el diafragma y jugar con la profundidad de campo. Cual no sería mi sorpresa al descargar el rollo cuando vi que la película marcaba 800 ISO. ¡Se me puso una cara!

Menos mal que en CaprilePhoto son más majos que todas la cosas. Pidieron al laboratorio que forzara el revelado y consiguieron salvar el paseo. No las tenía yo todas conmigo pero, al final, aunque un poco oscuras, las fotos del río Eresma tienen ese punto de postal antigua que les da un toque interesante.

¿No te parece?

 

Haz clíck para ver el álbum:

Prueba boton 150x150

.

Viaje patrocinado por:

408490_144350309053863_82634741_n

Leave a Reply