24. Carmen Porteiro (Lugo). 36.447 Kilómetros recorridos.

La Nopo ha vuelto a visitarme.

Esta vez nos hemos hecho inseparables. Dos amigos más se han unido a la pandilla: el temporizador del móvil y una App indispensable, Pocket Light Meter, que os recomiendo mucho muchísimo. Ah, y el trípode, que falló un día, pero después siempre estuvo ahí.

Nos fuimos todos a Santiago, con un Ilford Delta 100, de ahí son las 3 primeras fotos, de unas vistas llenas de líneas y fugas, un poco diferentes a las imágenes que tendréis de Compostela, imagino.

El día de las elecciones, nos fuimos de paseo por Lugo y tomamos un cafetito en una terraza. Este día el trípode se olvidó de venir y ya veis mi superpulso en exposiciones de 2 segundos.

Terminamos en la playa, en mi pueblo, Barreiros, a donde nos fuimos unos días a descansar. Un día nos acercamos a la playa de As Catedrais, ya con menos gente que en los meses de verano (para mí muchísima), pero con un rodaje de un culebrón coreano. La última foto del ilford la hice cuando todos los eléctricos y meritorios de producción vinieron a curiosear qué hacía con un madero en un trípode – La historia podéis verla resumida en Twitter –

La cosa no acabó ahí, porque tenía un carrete RedScale de Lomography, que la verdad no me gusta mucho, así que volví a cargar la Nopo para experimentar un poco. Aquí tuve unos problemitas, porque se me enrolló la película, no me preguntéis cómo, y tuve que usar la técnica del “cuarto oscuro debajo del edredón”, toquetear toda la película y disparar sin saber muy bien cómo. ¡La abrí 2 veces!

Por si no fuera suficiente, decidí forzar un poco la cosa y revelar la película en color con el proceso en blanco y negro y aquí están los resultados. Podéis comprobar las dobleces, arañazos, marcas de mal secado y 2 larguísimas exposiciones con resultados no muy buenos.

Mis conclusiones:

– Siempre trípode (no sé en qué estaba pensando el día que no lo llevé)
– Pocket Light Meter (que ya mide a f181) y cronómetro siempre en la mano
– Poner el dedo en el estenopo antes de abrir y cerrar.
– As Catedrais con gente está bien para largas exposiciones y tengo que intentar no hacer photobombing cuando me grite un turista maleducado que me aparte para que pueda hacer su foto
– No hablar y hacer la foto al mismo tiempo, que me despisto.

Muchas gracias a Sergio de La cámara con alas, y a Nopo por permitirme juguetear otra vez con #LaNopoConAlas

 

Haz clíck para ver el álbum:

Prueba boton 150x150

.

Dale las gracias a nuestro mecenas!

Leave a Reply