35. Victor Conesa (Alicante). 35.029 Kilómetros recorridos.

Mides la distancia a ojo, y la luz mirando al sol. Ajustas el enfoque, el obturador y el diafragma por aproximación; y días después descubres, que el sol proyecta demasiada luz sobre nosotros y que quince centímetros no son lo que dicen…

A pesar de haber disparado alguna vez que otra con una Lubitel, mi experiencia con la rusa fue como si la cogiera por primera vez, y me dejó con un sabor agridulce. Hay para todos los gustos: fotos desenfocadas, quemadas, oscuras, naranjas, a rodales… Un catálogo de despropósitos. Quizá quise “experimentar” demasiado al comprar un par de carretes caducados; uno en color y otro en blanco y negro, que es el que suelo utilizar en analógico.

Tuve la suerte de recibir la cámara en la semana de San Juan (Hogueras aquí en Alicante), y no me faltaron cosas que afotar. Me encanta disparar con la Lubitel, parece cosa de magia, que un trozo de plástico con dos cristales sea capaz de captar la luz de esa manera.

El resultado: El carrete de color cogió un tono anaranjado que a alguna de las fotos le ha ido muy bien, otras sin embargo parecen un anuncio de bebidas refrescantes. Además, el disparar “a ojo” es tan arriesgado que han quedado un poco oscuras. Y el carrete en blanco y negro quizá estaba demasiado caducado ya que aparecen unas extrañas manchas negras en todas las exposiciones… tanto que no se distingue la foto. Aún así, me parecen entrañables; aunque sean naranjas!!

 

Ensayo y error… Toca desaprender para volver a recuperar la esencia de la fotografía. A por la próxima cámara alada!!!

 

Haz clíck para ver el álbum:

Prueba boton 150x150

 

Viaje patrocinado por:

408490_144350309053863_82634741_n

Leave a Reply